Grupo Azeta y Sage facilitan la gestión del negocio internacional de Symborg con Sage X3

De la mano de Grupo Azeta, esta compañía de biofertilizantes consigue adaptar sus sistemas a sus requerimientos internacionales en materia de gestión: multilegislación, multidivisa y multiidioma.

Desde su constitución, la investigación aplicada a la biotecnología agrícola ha sido el eje que ha impulsado el negocio de la empresa murciana Symborg, quien ha hecho de la I+D+i uno de los pilares fundamentales de su actividad para maximizar el rendimiento de las cosechas y proteger el medioambiente. Precisamente, entre sus hitos más destacados se encuentra el desarrollo de productos como MycoGrowth o MycoUp Attack, que inoculan un potente hongo hasta la raíz de las plantas a través de los sistemas de riego para mejorar su estado fisiológico general, así como la calidad y la cantidad de sus frutos.

Actualmente, la compañía se encuentra en plena fase de expansión mediante la construcción de unas nuevas instalaciones ubicadas en una parcela de 40.000 metros cuadrados en el Parque Industrial de Alhama de Murcia. El proyecto, que se desarrollará en tres fases hasta el año 2021, cuenta con una inversión total de 28 millones de euros y prevé la construcción de distintos edificios para desarrollar actividades de I+D, incluyendo un avanzado laboratorio de biotecnología, así como una planta de fabricación para la producción de biofertilizantes, biopesticidas y bioestimulantes. Además, según la empresa, esto supondrá la creación de cerca de 50 empleos directos y más de un centenar de nuevos puestos de trabajo indirectos.

Una vez concluida la nueva planta, todas las actividades de I+D, producción y comercialización de la compañía se trasladarán a este nuevo espacio, que se convertirá en su sede central. Desde sus oficinas se coordinará la actividad de las siete filiales internacionales de las que actualmente dispone la organización: España, Brasil, Chile, China, Estados Unidos, México y Turquía.

Solución cloud estancada

Para hacer frente a todas las necesidades de gestión del negocio, Symborg contaba con un ERP en la nube que, si bien años atrás cumplía con su función, ahora se les empezaba a quedar pequeño, especialmente debido a la creciente expansión internacional llevada a cabo en los últimos años por la compañía. Así lo explica José Carlos Juárez, director administrativo y financiero de la empresa: “La solución nos valía para la situación en la que estábamos en ese momento, pero no nos permitía crecer y desarrollarnos conforme al proyecto que nosotros teníamos en mente”, asegura.

Por este motivo, comenzaron a investigar posibles propuestas de mercado que se ajustaran a sus requerimientos. “Teníamos claro dónde queríamos llegar. Queríamos una herramienta estándar que nos permitiera crecer conforme fueran surgiendo nuevas necesidades, pero que no tuviéramos que estar continuamente programándola”, reconoce el directivo. Además, la solución elegida debía tener en cuenta la decidida apuesta de la compañía por la internacionalización, lo que implicaba decantarse por una opción multilegislación, multiidioma y multidivisa.

Por distintas referencias que ya tenían de sus soluciones, Symborg decidió ponerse en contacto con Sage para conocer el tipo de producto que mejor encajaba con sus necesidades. En este sentido, apunta Juárez, “Sage X3 cumplía con todos los requisitos que demandábamos para gestionar el negocio del presente y del futuro. Nos convenció desde el principio y decidimos comenzar con el proceso de implantación, el cual, por cierto, fue bastante rápido, pues apenas duró tres meses”, recuerda.

Desde un principio, Symborg se decantó por instalar el paquete completo de Sage X3, que incluye los módulos de Compras, Ventas, Finanzas, Gestión del stock, Fabricación, Business Intelligence, CRM, Proyectos y Soluciones móviles. Todo ello con la ventaja de que, al tratarse de una herramienta totalmente escalable tanto desde el punto de vista técnico como funcional, se podrían añadir nuevos usuarios o módulos en el futuro en caso de que fuera necesario.

El papel de Grupo Azeta

Para su implementación decidieron contar con la consultora tecnológica Azeta, Partner de Sage especializado en la instalación de sus soluciones. “Para nosotros, Azeta ha sido un socio estratégico y una pieza fundamental para el éxito de este proyecto”, explica el director administrativo y financiero de Symborg, quien continúa: “Ellos han sido los que nos dieron tranquilidad durante la fase de implantación de la herramienta y nos la dan ahora con su asistencia y mantenimiento”, añade. Para este directivo, el hecho de tener el respaldo de una empresa como Azeta detrás es crítico, porque esto es lo que hace que “una solución sea buena o mala”.

Una vez que concluyó el proceso de implementación, este Partner, además, fue el encargado de formar al personal que se iba a ocupar de trabajar diariamente con Sage X3. “Cuando la herramienta estuvo a pleno rendimiento, realizamos unas sesiones formativas para que todos los empleados que iban a utilizarla conocieran perfectamente su funcionamiento”, comenta. A esto se han unido también formaciones de una semana para los nuevos usuarios que se han ido incorporando al manejo de la solución.

Mucho por explotar

El hecho de impartir estas sesiones no resulta nada extraño teniendo en cuenta la gran cantidad de funciones que integra Sage X3 para la gestión completa de una empresa. De hecho, es tal la magnitud de prestaciones de la solución instalada que Juárez reconoce que todavía tienen que seguir avanzando en su conocimiento y utilización total. “Hay módulos, como el de Finanzas, que tenemos a plena producción y rendimiento; pero en otros, como el de Fabricación, aún debemos seguir profundizando para sacarle el máximo partido, y en ello estamos trabajando”.

Además, esta herramienta aporta otras funciones que están marcando la diferencia entre lo que tenían instalado anteriormente y lo nuevo de Sage. Una de ellas, por ejemplo, es la opción multilegislación, muy importante para el buen funcionamiento del negocio de Symborg más allá de nuestras fronteras. “Al tener presencia fuera de España necesitábamos una solución que nos permitiera operar con distintas legislaciones. Y esto lo cumple con creces la herramienta de Sage”, apunta el directivo, quien agrega: “Tenemos centralizada toda la gestión administrativa en Murcia; pero, conforme lo requiere el crecimiento del negocio, incorporamos personal nuevo a las distintas filiales en cada país y vamos implantando legislaciones nuevas”. De momento, la empresa tiene instaladas las de España y Turquía, pero ya están trabajando en incorporar dos nuevas: las de México y EE. UU.

Otras ventajas

Pero esta no es la única ventaja que Sage X3 aporta a la empresa. En palabras de Juárez, “esta solución tiene la particularidad de que permite un minucioso manejo de la información. Es capaz de llegar a tal grado de detalle con los datos que gestiona, que eso nos permite jugar con la información como queramos”, explica el directivo. “Siempre que todo esté bien introducido en el sistema, la solución nos proporciona un grado de conocimiento del negocio que no teníamos antes”, añade.

Aparte de esto, la herramienta aporta a los propios empleados de la organización “más agilidad al trabajar todos en un mismo entorno”, puntualiza Juárez. “Ese también era uno de los objetivos que nos propusimos cuando iniciamos este proyecto. No queríamos tener desparramada toda la información estratégica de la compañía en distintas ubicaciones y filiales en varios países. Queríamos tenerla centralizada y que el nexo de unión fuera el ERP”, confirma. Ahora Sage X3 sirve de repositorio común de información para los usuarios de la herramienta, independientemente de dónde se encuentren estos, porque, al estar implantada en la nube, permite una mayor versatilidad y flexibilidad.

Por todo ello, Juárez se encuentra “muy satisfecho” con la implantación de esta herramienta, que ha venido a solucionar una serie de carencias que tenían con la anterior. Además, valora “muy positivamente” la relación tanto con Sage como con Azeta. “Soy de los que opinan que cuando se inicia un proyecto de este tipo, no hay un principio y un final. Son procesos continuos en el tiempo durante los cuales se van cubriendo algunas necesidades, pero van surgiendo otras nuevas. Por eso, contar con un fabricante como Sage y un integrador como Azeta nos ha aportado la tranquilidad necesaria para llevar a cabo tanto la implantación como el mantenimiento posterior con total garantía”, concluye Juárez.

Entrevista realizada por Sage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *